«Las pruebas de función motora tendieron a mostrar una disminución más lenta en los ratones que recibieron el anticuerpo que en un tratamiento simulado, pero la mayoría de las diferencias no fueron estadísticamente significativas, lo que significa que es matemáticamente plausible que esta diferencia podría deberse al azar. Esto sugiere «un beneficio general pero parcial en el rendimiento motor mediante el tratamiento con [anticuerpo monoclonal] C6-17», dijeron los investigadores.

Estos experimentos utilizaron en particular una versión de ratón del anticuerpo C6-17. Los científicos ahora están trabajando para diseñar una versión humana del anticuerpo para realizar más pruebas.

«Estamos en el proceso de humanizar este anticuerpo para el tratamiento de pacientes con el objetivo de frenar la progresión de la enfermedad, aumentando así la calidad de vida del paciente», dijo Bartl.»

LINK AL ARTÍCULO COMPLETO


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *